Conoce las señales y técnicas de supervivencia extrema

Aventurarnos a la naturaleza sin conocer las técnicas de supervivencia sería como escribir nuestra propia crónica de una muerte anunciada. Expertos en el área de la salud afirman que un ser humano puede resistir, a lo sumo, una semana sin beber ni una gota de agua o cantidades muy reducidas. Sabemos que la deshidratación causa daños severos en el organismo, y, si tenemos planificado una actividad de excursión vale más tomar en cuenta estas medidas preventivas en casos de emergencia.

El desconocimiento puede jugarnos en contra si nos enfrentamos a situaciones de peligro o a un desastre natural. Investigar es la primera acción que debemos realizar. De entrada debemos tener en cuenta que la calma y la tranquilidad deben ser nuestros aliados cuando salimos de la vida cotidiana y nos adentramos al exterior.

Técnicas y procedimientos para la supervivencia

Construcción de un refugio o vivacs: Todo refugio es sinónimo de protección, más si estamos a la intemperie. Los elementos provenientes de la naturaleza como las piedras, las ramas, las plantas, la arena, el hielo, la nieve y los troncos son idóneos para levantar un refugio en sus diferentes tipos:

-Vehículo: Si tenemos un accidente y nuestro único refugio es nuestro auto, miremos con atención los materiales que hay dentro y aprovechemos su usabilidad. Por ejemplo, si encontramos papel periódico podemos cubrir las ventanas y evitar el frío ya que funciona como aislante.

Si necesitamos fuego y no contamos con una caja de cerillos, entonces podemos tomar un trozo de tela, de papel o de goma del asiento y humedecerla con gasolina hasta generar chispas utilizando los cables de la batería.

-Refugios naturales: Este tipo de vivacs requiere de poco esfuerzo humano pero sí de las bondades de los elementos naturales como los troncos, las cuevas y la vegetación para poder resguardarnos del ambiente, bien sea cálido o frío.

-Refugios improvisados: Estos se van levantando conforme se van consiguiendo en la naturaleza materiales como rocas, hojas, piedras o bien objetos como láminas de hierro, botes o telas. Existen los refugios con láminas de plástico, con botes salvavidas, con cobertizo de madera y piedras, con árboles caídos y con troncos.

Búsqueda, obtención y potabilización del agua: Al encontrar una zona húmeda cerca de un depósito de agua, primeramente debes cavar un pozo hasta que aparezca el líquido. Bótala y repite este procedimiento hasta que haya agua de nuevo. Esta operación te permitirá ir obteniendo poco a poco un agua más limpia.

Otra idea es buscar una tela que sea impermeable que sea capaz de retener el agua de lluvia. Otra forma es tomar un pañuelo de nylon para recoger el rocío matinal en las hojas y depositarlo en un recipiente. Una vez obtenida el agua hay que potabilizarla. Una manera sencilla es hervirla o destilarla. Para su destilación se utiliza un paño o tela y se coloca encima del recipiente en el que se hirvió, cuando esté húmedo por el vapor retírelo y al enfriarse debes exprimirlo dejando caer el agua en otro recipiente.

En casos que destilar el agua sea algo complicado se puede filtrar. Esto se logra usando una media gruesa y llenándola con capas de arena fina, carbón vegetal y arena gruesa lo que hará el trabajo de filtro. Es recomendable pasar el agua varias veces por la media antes de consumirla.

Búsqueda y obtención de alimentos: Tomar frutos silvestres es la táctica más simple de conseguir alimento en una situación extrema, pero es importante conocer bien qué tipo de fruto es para evitar complicaciones o intoxicaciones. La caza y la pesca son otras formas más complejas, sobre todo si no se cuenta con el equipo necesario, pero no es imposible.

A falta de las herramientas puedes tomar una rama e improvisar un arpón y con una camiseta –atada en la punta de una rama curva– haces una red. Si juntas varios palillos, troncos y hojas puedes fabricar una especie de trampa para los peces. Recuerda que los moluscos deben hervirse al menos unos cinco minutos para poder ingerirlos.

Para encender el fuego: Cava un hoyo aproximadamente de 10 a 15 centímetros y rodéalos con muchas rocas para luego colocar en el centro la hoguera. Como combustible se utilizarán las ramas secas de distintos grosores dejando la rama más fina para encender el fuego y la más gruesa para mantenerlo. Entonces, para encender el fuego vamos a necesitar las ramas más pequeñas para formar una especie de cobertizo ayudándonos de una roca o de un tronco para que el aire circule perfectamente.

Encima de ese cobertizo se colocará el material inflamable como hierba seca y las ramas de pinos. La madera podrida es excelente cuando el tiempo está húmedo, de lo contrario, recurrimos a las ramas. Puede que muchos desconozcan este secreto, pero, las nueces funcionan como un inflamable estupendo gracias a sus aceites esenciales.

Orientación sin mapa ni brújula: Existen varios métodos para encontrar el norte sin brújula y que efectivos. Te contamos cuáles son:

  • El reloj: Si tenemos un reloj de agujas el sol nos servirá de mucho para encontrar el norte con este método. Solo se requiere conocer la hora solar, en España corresponde a dos horas menos que el horario oficial en verano y una hora menos en invierno.
  • Las estrellas: La Estrella Polar siempre apunta hacia el norte. Este astro se ubica en la última posición de la cola de la Osa Menor, su luz es pálida y es poco frecuente visualizarla. También es sencillo guiarse por la Osa Mayor y encontrar el punto de la Estrella Polar.
  • El sol: Este es uno de los métodos más conocidos. Todos sabemos que el sol aparece por el Este y se oculta por el Oeste.
  • La luna: Si la luna es creciente sus puntas apuntaran hacia el Este. Cuando está en menguante va hacia el Oeste.
  • La sombra de un palo: Busca un palo y clávalo en la superficie de un terreno plano y que proyecte una sombra de 30 ó 40 centímetros. Procede a delimitar el extremo de la sombra y con un cordón de zapato más una rama traza una semicircunferencia utilizando de radio la longitud de la sombra. Espera que salga el sol y a medida que la sombra se haga más pequeña quiere decir que se está acercando a las 12:00 h.
  • También existen un grupo de señales y códigos de emergencia aunada al Código Morse, fundamental conocer a profundidad dentro de la supervivencia extrema.

Tener en consideración los tips de superveniencia antes planteados van de la mano con mantener una actitud positiva al estar en contacto con el medioambiente, pues nos exponemos a condiciones extremas como soportar el mal tiempo y a pasar horas sin agua ni alimento. Es cierto que el éxito de la supervivencia depende del clima y del entorno, pero nuestra capacidad de organización y de preparación a tales situaciones también resulta un punto importante.